Loader

Casarse estando embarazada

Casarse estando embarazada

Existen tres tipos de novia en relación a los hijos y el matrimonio: la novia que se casa y luego tiene hijos, la que tiene hijos y luego se casa y la que decide casarse estando embarazada. Este último grupo, además de ser el más minoritario, es el más desconocido. ¿Una novia embarazada? ¿Qué hará con el vestido? ¿Cómo organizará la fiesta? En el post de hoy resolveremos todas las dudas sobre lo que comporta casarse estando embarazada.

Planificación y calendario

Si te vas a casar embarazada tienes que tener muy en cuenta que en poco tiempo tu estado físico y emocional puede cambiar mucho. Es recomendable casarse en el segundo trimestre, ya que es el más “tranquilo” en cuanto a hormonas. En el primero los mareos y vómitos, así como más inestabilidad emocional y física, pueden hacer que no disfrutes en absoluto del día, y en el último puedes estar demasiado cansada y sentirte muy pesada, sin ganas de hacer nada, por lo que tampoco será la temporada ideal.

El gran problema es que tienes que planificar cómo estarás en las fechas en que decidas celebrar tu enlace, y, si ya normalmente eso es algo que no se puede controlar, imagínate cuando se trata de un embarazo.

Ten en cuenta que necesitarás mucha ayuda, porque estarás más cansada que de costumbre, y puedes estar inestable emocionalmente. El apoyo de tus seres queridos te ayudará a mantener la calma y relajarte.

Fuente: Lepanto

Boda íntima

Un embarazo no es momento para grandes fiestas. La mejor opción es celebrar una boda íntima, que recoja a las personas más importantes para tu pareja y para ti. Es un tipo de celebración muy emotiva, y podéis amoldarla a tu estado. Además, teniendo en cuenta que puedes estar muy cansada, es mejor que no sea algo muy grande y de mucho tiempo, y a poder ser que puedas irte a descansar si no te encuentras bien cuando ya sea tarde.

El menú

Ya se sabe que a las embarazadas no todo les sienta bien, ni todo lo pueden comer, así que pon especial atención en este punto. Cuidado con carne, pescado y embutidos. Habla con tu médico y, según cómo sea tu embarazo, te recomendará unos alimentos u otros. Y lo mejor sería adaptar todo el menú a tus necesidades. Al fin y al cabo es tu día, y no tienes por qué comer diferente a los demás.

Fuente: 100 Layer Cake

La barra libre

Obviamente, nada de alcohol para ti en ese día. Puedes servir alcohol a los invitados, pero lo mejor será que hagáis algo diferente para suplir los combinados clásicos. Por ejemplo una barra libre de cocktails sin alcohol.

Para brindar existe gran variedad de cava y champagne sin alcohol. ¡Así seguro que disfrutarás igual!

El vestido

Hay gran variedad de vestidos para embarazadas, pero volvemos al mismo problema: es difícil prever cómo estarás ese día. La opción más fácil es un vestido un poco ancho, que pueda quedarte bien tengas como tengas la barriga. También puedes comprar el vestido poco tiempo antes de la boda, o que una semana antes te hagan arreglos para que te quede perfectamente ajustado. Será más arriesgado, pero parecerá hecho a tu medida y puede ser más favorecedor.

Fuente: ASOS

Los zapatos

Si normalmente ya se recomienda un calzado cómodo, imagínate estando embarazada. Lo mejor será que optes por unos zapatos con los que te sientas a gusto, tanto por su comodidad como por su estética. Es tu boda, ya se entiende que no vas a ir en zapatillas, pero hay muchos zapatos que combinan comodidad y estética.

Puedes optar por unas bailarinas originales, o unos zapatos de tacón ancho y bajo, o plataforma baja.

Ten en cuenta que el pie se hincha, así que más vale escoger los zapatos poco antes del enlace.

Fuente: Bella belle

 El anillo

Los dedos, como los pies, se suelen hinchar durante el embarazo. Si tienes la suerte de que no se te hinchen mucho puedes hacerte el anillo definitivo. Pero si ves que hay bastante diferencia respecto a cómo los tenías antes tienes dos opciones: hacerte el definitivo y arreglarlo cuando ya se te hayan deshinchado, o utilizar uno que no sea el definitivo.

Fuente: Quiero una boda

Las fotografías

Es esencial hablar con el fotógrafo para dejarle clara vuestra idea de las fotos de boda. Será muy bonito añadir al nuevo miembro de la familia en las fotos. Que a partir de tu barriguita participe de alguna manera. Dar importancia al embarazo, para que cuando miréis las fotos tiempo después recordéis ese día en el que vuestro hijo también estuvo presente.

Aún así, no hay que olvidar que es una boda, la celebración del amor, por lo tanto es bonito hacer también muchas fotos de los novios, las típicas de boda que quedan para siempre.

Fuente: Polka Dot Bride

Los nervios

Controla los nervios y todo irá bien. Es un día precioso que vas a celebrar con la persona de la que estás enamorada, tu futuro hijo y tu familia y amigos, así que anímate. No hay nada que pueda salir mal si estás tranquila y feliz. Disfrútalo porque te va a pasar rapidísimo el día, y vale la pena estar perfecta cada segundo.

Inspiración – Boda de My Showroom Blog

Por último, os enseñamos una súper inspiración de novia embarazada: Priscila de My Showroom Blog. A quién, de paso, felicitamos por su reciente maternidad. ¡Bienvenido Luca!

Priscila en su boda estaba embarazada de más de 5 meses, pero todavía no lo había anunciado. Para ocultarlo llevó un precioso vestido de Rosa Clará, que combinaba falda de tul y un body. ¡Le quedaba estupendo!

Hicieron tres días de celebración, y el día después de la boda, antes de una barbacoa, proyectaron un video a todas las personas que estaban presentes comunicando de una manera muy original y preciosa que estaban esperando su primer hijo.

Como veis, una boda preciosa con una novia embarazada. Y tú, ¿te animas a casarte embarazada?

No Comments

Post A Comment