Waiting For Love

Waiting For Love

Hoy os explicamos cómo surgió nuestro shooting Waiting For Love, y un poco más sobre cada marca que participó.

 

Todo empezó en Unusual Wedding. Asistimos para ver tendencias, para saludar a colaboradores y para conocer a nuevos. Fue ahí donde vimos por primera vez los vestidos de Atelier Tuneu. Su frescura y originalidad nos enamoró. Pudimos hablar con Sònia, la creadora de este mundo maravilloso, y ella nos explicó más.

Después del evento seguimos hablando y nos emocionó la idea de hacer un shooting juntas. Nos gusta crear bodas diferentes, y creemos que sus vestidos encajan perfectamente con nuestra esencia. Gasas, tules, guipures, encajes y crepes forman parte de los materiales con los que confeccionan a mano sus vestidos. Piezas delicadas, con aires románticos y cortes sencillos que hacen sentir tan especial pero mantienen la esencia de cada novia. Son románticos, delicados, sencillos y diferentes, igual que las novias a las que quieren representar.


 

Las fotografías y el vídeo que muestran todo el trabajo

Con El Día De nos pasó un poco lo mismo. Los seguíamos desde hace tiempo y nos apasionó la idea de que fueran ellos quienes se encargaran de las fotografías del shooting. Su trabajo y pasión consiste en facilitar la evocación de aquellos momentos sinceros de las vidas de los novios, alimentando su memoria de aquello que fue importante. Crean los mejores recuerdos, y consiguieron plasmar perfectamente cada detalle de ese día. Además, ellos también hicieron el vídeo, la mejor muestra de todo el trabajo que hay detrás de un shooting. En el vídeo se pueden apreciar todos los detalles y sentir las emociones de quienes estuvimos ahí. El Día De son pura pasión por el trabajo bien hecho, por el amor y por las bodas, y eso se transmite en el espectacular vídeo.

Los tocados, el maquillaje y la peluquería más especiales

A ellos se sumó Lucía de Gustín con sus tocados y encargándose del maquillaje. La intención de la marca siempre es cuidar tanto sus piezas como a las personas que están detrás de ellas y el medio ambiente. Sus diseños están fabricados de manera artesanal, dando un carácter único e irrepetible a cada pieza. El maquillaje que hizo Lucía fue natural, fresco y en armonía con el resto del look.

Para completar el maquillaje no podía faltar un peinado acorde. De la peluquería se encargó Adriana Arteaga, ya que queríamos huir de los recargados peinados de novia de antes. Con más de 37.000 seguidores en youtube y casi 74.000 en Instagram, Adriana es especialista en peinados con personalidad y sobre todo para novias diferentes y naturales.

Los zapatos, las joyas y el ramo, esenciales para nuestras novias

Los zapatos eran de Eduard Castillo, marca donde predomina el romanticismo, la comodidad y la tradición. Se diferencian en la calidad y cuidado de los detalles, y proponen un producto exclusivo, cómodo y con personalidad.

Las espectaculares joyas que llevaban las chicas eran de Joya Blanca Barcelona. Hace mucho que seguimos la marca porque nos encanta, y fue un placer poder trabajar con ellos. Es un nuevo concepto de joyería donde comprar una joya se convierte en una experiencia única e inolvidable, y así queríamos transmitirlo también en el shooting.

A una novia no le pueden faltar el ramo, y por eso Loreak Espai Floral se encargó de hacer unos ramos a juego con la temática general. Loreak es un espacio floral donde se hacen realidad los pensamientos de las novias en forma de creaciones florales y artesanales.

Para lucir todo esto escogimos a tres modelos. Tres chicas diferentes que encajaban perfectamente en todo lo que habíamos imaginado. Ellas son Alexandra Cohen, Andrea GR y Polina Khatkevich.

 

Un venue especial con mucho encanto

Y finalmente, el lugar que hizo que todo fuera posible. Hace un tiempo fuimos a conocer la Masía del Marquès como venue para futuras bodas y nos encantó. Supimos desde el primer momento que queríamos hacer un shooting ahí, por eso cuando preparamos este no dudamos a la hora de escoger venue. Si queréis saber más sobre esta masía espectacular podéis leer nuestro post “Masía del Marquès: el venue perfecto entre viñedos”.

 

Gracias a todos ellos fue posible hacer realidad nuestra idea: enseñar una novia diferente, natural y que huye de estereotipos. Una novia que puede ser quien quiera, que puede soñar y hacer que sus sueños se conviertan en realidad. Así nos gustan las novias en Boda Condal: que sean ellas mismas y que no tengan miedo a soñar.

No Comments

Post A Comment