El velo en las bodas, una tradición reinventada

El velo en las bodas, una tradición reinventada

El velo es una de las prendas más tradicionales de la novia. Aunque hubo un tiempo en el que parecía que se había perdido, ha vuelto a ganar importancia y las marcas están haciendo velos diferentes y originales que dan un toque muy especial a los vestidos.

¿Prefieres con velo o sin? Sea como sea, te queremos explicar de dónde viene esta tradición y qué tipos existen.

La tradición del velo

El origen del velo está muy relacionado con el blanco de los vestidos. Eran símbolos de castidad y pureza, aunque muchos también consideraban el velo algo supersticioso. Según ellos, protegía a la novia de malos espíritus y de envidias de aquellos que pudieran desearle el mal a su matrimonio durante la ceremonia.

En los matrimonios concertados la novia llevaba siempre el velo tapándole la cara, y el novio solo la podía ver después de haberse casado. Curioso, ¿no?

Por suerte, ahora la mayoría de mujeres (porque, aunque casi han desaparecido, siguen habiendo algunos matrimonios concertados) pueden hacer lo que quieran y decidir cómo quieren ir el día de su boda, igual que pueden utilizar el color que más les guste para el vestido. Ha desaparecido el velo por obligación y, aunque pasó una época en la que muchas novias no querían llevarlo, ahora ha vuelto más fuerte que nunca.

¿Por qué este cambio? Primero por el estilo romántico-vintage, que recupera tendencias, segundo porque a muchas les encanta llevarlo y les parece un complemento ideal, y tercero porque cada vez las marcas hacen diseños más increíbles y especiales.

Tipos y estilos de velos

Si tuviéramos que poneros todos los tipos de velos y sus variantes no acabaríamos nunca. Lo que sí que queremos hacer es hablar un poco en general de cada tendencia.

Los más pequeños son los que están a medio camino entre tocado y velo, que únicamente cubren la cabeza y la cara, después los cortos, que se consideran así cuando no pasan de la cintura, los largos, que van hasta el suelo o algún palmo por encima, y los de cola, que pueden llegar a medir varios metros.

El enganche del velo también es muy distinto en unos que en otros. Algunos nacen de una diadema, otros de un tocado, otros cubren toda la cabeza… Y algunos tapan la cara y otros no.

Antes la única variedad eran los bordados, pero actualmente hay algunos con brillantes, con perlas, con topos o incluso de colores.

Como veis hay una variedad impresionante de velos, y cada novia puede escoger el suyo para sentirse especial. ¿Cuál es tu preferido? Para que te inspires te dejamos algunas fotos que hemos encontrado en Pinterest y nos han parecido ideales:

No Comments

Post A Comment