Trucos para elegir la luna de miel perfecta

Trucos para elegir la luna de miel perfecta

El proceso de elegir la luna de miel puede ser complicado para algunas parejas. Al tratarse del viaje que recordarán para siempre, quieren que todo salga perfecto y eso genera dudas. En cualquier otro viaje suele ser sencillo escoger el destino, porque sabemos que haremos muchos más, pero luna de miel solo hay una, así que debe ser la mejor.

Nuestra recomendación es, al igual que con la organización de la boda, que disfrutéis del proceso. No debe ser estresante ni agobiante, sino divertido y bonito, una experiencia que os una como pareja. Os conocéis muy bien y sabéis los gustos del otro, así que debéis poner sobre la mesa todos vuestros deseos e intentar encajarlos al elegir la luna de miel.

Además de eso hay algunos trucos que queremos compartir con vosotros para que los tengáis en cuenta y faciliten la elección.

6 tips para elegir la luna de miel

Planificadlo con tiempo

Nuestro primer consejo es que no lo dejéis para última hora. Una decisión así necesita tiempo, y la organización de los detalles más todavía. Así que mientras preparáis vuestra boda guardad algunas horas para hablarlo y escoger cada punto juntos. Además así conseguiréis mejores precios y podréis comparar unos con otros para optar por el mejor.

La época del año importa

Siempre tenéis que tener en cuenta la época del año en la que viajáis, porque los plantes pueden cambiar muchísimo. No es necesario que en el lugar de destino sea siempre verano. Muchas parejas prefieren el frío y por eso deben escoger los mejores meses para ello. También debéis fijaros en posibles contraindicaciones de algunos lugares en ciertas épocas. Por ejemplo hay algunos en los que llueve todo el día durante ciertos meses y otros a los que resulta incluso peligroso viajar en épocas concretas. Informaos bien antes de elegir la luna de miel, y así todo saldrá genial.

Dos destinos diferentes: la clave del éxito

Algo que tenemos muy claro es que se debe combinar turismo/aventura con descanso. Por eso siempre recomendamos escoger dos destinos diferentes. Y eso no dignifica necesariamente dos países, ni siquiera dos ciudades, simplemente que se separe la luna de miel en dos partes: una en la que concentraremos las visitas culturales, las largas caminatas, la aventura… y otra en la que relajarnos y cuidarnos. Normalmente en la primera los hoteles suelen ser más básicos, porque al fin y al cabo estaremos poco en ellos, pero en la segunda tienen todas las comodidades y se reserva en régimen de todo incluido. Muchas parejas escogen como segundo destino un lugar con playa y soleado que les permita relajarse totalmente, pero hay infinitas opciones y todas ellas son válidas.

Tened en cuenta vuestra personalidad y prioridades

No importa lo que hagan las demás parejas. Vosotros sois únicos y tenéis vuestros propios gustos. Por eso nadie os va a juzgar si escogéis un tipo de luna de miel fuera del convencional. Podéis ir a Disneyland, acampar en medio de la montaña, escalar o quedaros en vuestra ciudad a conocerla a fondo durmiendo en un buen hotel. Sed vosotros mismos y no os dejéis influenciar por lo que los demás piensan que es “una perfecta luna de miel”, porque si escogéis lo que más os gusta la vuestra será la mejor.

Cread un viaje a medida

Los detalles cuentan, y cada pareja es diferente. Por eso os animamos a que escojáis cada detalle de manera que sea un viaje 100% personalizado. Los packs de agencias son muy buenos, pero podéis cambiar algunas cosas para adaptarlas a vosotros. Al fin y al cabo son unos días que os dedicaréis a la pareja, así que podéis decidir cómo queréis que sean de principio a fin.

Los invitados os pueden regalar partes de vuestra luna de miel

Por último, una recomendación que suele gustar mucho a los novios es que los invitados regalen partes de la luna de miel. ¿A qué nos referimos con esto? Pues a que si tú quieres ir a un restaurante con estrellas Michelin, a una obra de teatro determinada, a un conciert, a un partido de la NBA… a lo que sea, algunos de tus invitados pueden juntarse para regalártelo. Es algo que también les gusta mucho a ellos, porque están regalando algo muy tangible, en el sentido de que no te dan dinero y ya está, sino que saben que va a ser una experiencia que recordaréis para siempre.

No Comments

Post A Comment